Lun. Jul 4th, 2022

Papantla se ganó el mote de «Ciudad que perfuma al mundo» por el olor característico de la vaina cuando se dejaba secar al sol, proceso que ha evolucionado a gusto de los mercados internacionales.

Por Édgar Escamilla / Jorge Ralis

Papantla, Ver.- Hasta hace un par de décadas, quienes visitaban la Ciudad que Perfuma al Mundo podían observar sus calles llenas de vainas expuestas al sol, beneficio que les acentuaba su olor característico, pero la industrialización de la producción fue cambiando poco a poco para poder hacer frente a la competencia que representaban otros países, como Madagascar.

Eustaquio Martínez Juárez, comentó en entrevista que la vainilla sin procesar vale menos para el mercado, con un precio de alrededor de mil pesos por kilogramo, pero si se le quiere sacar más ganancia se tiene que llevarla mediante un proceso que ha dejado de ser tan prolongado y complicado.

El proceso actual consta de introducir por unos segundos la vainilla en agua hirviendo y sacarla rápidamente. Después se envuelve en una manta y se guarda hasta el siguiente día, se saca y se deja al sol por un par de horas y posteriormente se vuelve a cubrir en la manta durante cinco días.

Han optado por este procedimiento porque si se deja más tiempo la vainilla al sol, los mercados ya no la aceptan porque consideran que está seca, perdiendo parte de su aceite, pero el olor lo mantiene.

La vainilla procesada se puede vender en el mercado en un precio muy alto que ronda entre los diez mil pesos y quince mil pesos, esto si se lleva bien el proceso al pie de la letra .

La vainilla beneficiada se puede utilizar para hacer figuras y en atoles, picándolo finamente hasta quedar en polvo para combinarlo con la masa. El aromático juega un papel importante en la cocina y repostería en el mundo entero.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contenido protegido