Mar. Ago 16th, 2022

Redacción EnContexto

Ciudad de México.- Isaías Villaseca causó alta en el Ejército Mexicano nueve años atrás; dos años más tarde contrajo una enfermedad que le dejó severas secuelas que le incapacitaron para desarrollar cualquier tipo de actividad, siendo dado de baja sin derecho a prestación alguna. Ahora su madre clama por el apoyo de parte del presidente Andrés Manuel López Obrador para que pueda seguir recibiendo atención médica y una pensión decorosa.

A través de un video enviado a esta redacción, familiares del militar solicitan el respaldo del Presidente de la República para que Isaías pueda recibir una pensión y atención médica por parte del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas (ISSFAM).

A los dos años de haber causado alta, Isaías contrajo encefalitis, recibiendo atención médica en el Hospital Central Militar, según el testimonio de su propia madre, quien durante mucho tiempo tuvo que llevarlo y recogerlo del Pelotón de Sanidad porque no había quien se hiciera cargo de su hijo.

Entre llanto, la madre reclama que su hijo ingresó con buena salud y que ahora que presenta una secuela, se le abandonó sin consideración alguna. Isaías, a causa de la encefalitis, ha perdido la memoria y sus actividades son limitadas, además de que continúa sufriendo de ataques.

“Soy una mujer grande, ya no puedo trabajar, tengo dañado la columna. Lo corrieron sin darle siquiera la medicina”, reclama.

A su avanzada edad y con un hijo que mantener, vive en una casa rentada en la ciudad de Mexicali, Baja California, donde tiene que salir a trabajar para mantener a su hijo, quien no recibe una pensión a pesar de haber servido al Ejército.

Señala al Mayor Médico Cirujano Mandujano, comandante del Pelotón de Sanidad, de insistirle en que desistiera de presentar alguna denuncia, porque de lo contrario su hijo podría perder todo derecho, lo que finalmente sucedió.

Cuando intentó por la vía legal lograr el beneficio para su hijo, el abogado encargado de la denuncia, Jorge Camacho, nunca le informó que había perdido la demanda y le siguió cobrando honorarios durante un año.

Ahora clama por la ayuda del presidente López Obrador para que el Ejército no se desentienda y continúe prestándole la atención médica. Por el fraude del que fue víctima, no le queda más que atenerse a la justicia divina.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contenido protegido