Lun. Jun 27th, 2022

¿A qué precio?

Édgar Escamilla

Si bien es de reconocer que 127 senadores se pusieran de acuerdo y avalaran en votación unánime la creación de la Guardia Nacional, es necesario no quitar los ojos de encima al dictamen aprobado, con el que se forma una fuerza sin tal, que estará a merced de los grupos criminales, débil y con un mando que podría, o no, dependiendo de quien sea el elegido, darle el espíritu de cuerpo que necesita para cumplir con sus misiones.

La GN aprobada este viernes será una institución de seguridad pública de carácter civil, según el dictamen aprobado por los senadores, con un periodo de cinco años antes de que las Fuerzas Armadas se retiren de forma gradual.

Estará adscrita a la Secretaría de Seguridad Pública, no contará con fuero militar y se regirá por una doctrina policial fundada en el servicio a la sociedad, la disciplina y el respeto a los derechos humanos. Será el Presidente de la República quien tendrá la facultad de nombrar a su titular y a los integrantes de la instancia de coordinación operativa interinstitucional, en la cual estarán representadas las secretarías de Seguridad, de la Defensa Nacional y de Marina.

Según el dictamen presentado por la senadora Ana Lilia Rivera, la GN “será una fuerza intermedia entre el diseño militar clásico y los cuerpos civiles de seguridad pública, estructurados para enfrentar amenazas no tradicionales o de mayor violencia, como la delincuencia organizada, terrorismo y narcotráfico”.

GN = Nueva PF, con más restricciones

De acuerdo con el abogado especialista en derecho militar, César Gutiérrez Priego, con las modificaciones al proyecto inicial, la nueva Guardia Nacional se convierte en una nueva Policía Federal pero más limitada en sus funciones, comenzando por el tipo de armamento que estarán utilizando, que no será de uso exclusivo del Ejército y Fuerza Aérea.

Actualmente hay Policías Municipales que cuentan con licencias colectivas de armamento de uso exclusivo, autorizadas por la Sedena, y que tendrán mejor armamento que la GN

A la guerra sin fusil

De acuerdo con el sentir de diversos militares consultados, la GN avalada por el Senado no es más que una simulación de una fuerza armada, además de que estará enviando al personal “al matadero”, como ocurrió con la Gendarmería en estados como Michoacán o Veracruz.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que no se permitirá el empleo de armamento de uso exclusivo del Ejército y Fuerza Aérea, lo que les deja en la indefensión ante un enemigo equipado con mayor potencia de fuego.

Al término del “periodo de prueba” y con un nuevo presidente al frente, se analizará la poca efectividad y se decidirá desaparecerla, dejando una maltrecha imagen de las Fuerzas Armadas con las que se integró, como ocurrió en su momento con el batallón de Policía Militar de San Miguel de los Jagüeyes con lo que se formó la Policía Federal Preventiva.

El presidente no tiene quien le abra los ojos

Los asesores no le han informado que la GN en estas condiciones quedará muy limitada, encargada de la seguridad ciudadana sin poder enfrentar los delitos de alto impacto. Ha quedado demostrado que los grupos criminales no solo tienen más, sino mejor armamento que el Ejército.

El respaldo mostrado por el jefe del ejecutivo hacia la Sedena ha generado envidias al interior del Gabinete, prueba de ello ha sido la campaña de no militarización, cuando ésta se ha dado sexenios atrás y ahora sólo se perseguía darle forma y un marco normativo.

A nivel mundial, la mayoría de las academias policiacas iniciaron con militares, encargados de la instrucción con enfoque a la seguridad y respeto a los derechos humanos, lo que se da en los países más desarrollados.

Gutiérrez Priego considera que Andrés Manuel López Obrador ha resultado un presidente bien intencionado, pero con malos asesores.

El costo del fracaso

Si la GN llegara a fallar, la responsabilidad no será de las Fuerzas Armadas, sino de todos aquellos sectores, incluidos especialistas, colectivos civiles pro derechos humanos, que enarbolaron la idea de un mando civil y demás restricciones.

Al término de los cinco años los militares tendrán que retirarse paulatinamente de las tareas de seguridad pública, pero hasta el momento es incierto si la GN logrará conformarse en la fuerza de seguridad que requiere el país.

En este tiempo será necesario paralelamente realizar una depuración del sistema de impartición de justicia en el país. Gutiérrez Priego puntualiza que mientras se mantengan fiscales corruptos, no servirá de nada que se detenga a los delincuentes si no serán vinculados a proceso.

Para tratar de equilibrar las fallas en los sistemas de justicia, el Estado mexicano tuvo que modificar la ley para que hubiera prisión preventiva oficiosa en un sinnúmero de delitos, sin analizar casos específicos en los que, por citar un ejemplo, el robo a casa habitación, que si bien es uno de los de mayor índice de ocurrencia, se corre el riesgo pueda ser utilizado como medida de venganza, en la que mientras se averigua, la persona estaría detenida.

A la par también se debe trabajar en la depuración y profesionalización de policías municipales y estatales, pues de nada servirá contar con una súper GN si estas corporaciones continuarán siendo un brazo armado de los grupos criminales.

Ante este escenario, sería prudente además el establecimiento de un término para que los estados y municipios cuenten con policías profesionales.

Los candidatos

Antes de la aprobación de la Guardia Nacional ya habían comenzado a sonar posibles candidatos para contender por la titularidad. Uno de ellos es el General de División retirado Carmelo Terán Montero, militante activo de Morena, quien durante la campaña apoyó abiertamente a López Obrador, consiguiendo votos al interior de todas las asociaciones de retirados, simpatizantes del Ejército. Es además amigo cercano de Martí Batres, presidente del Senado.

Otro de los nombres más sonados es el del general Francisco Arellano Noblecía, vinculado a actos represivos en administraciones priístas, como el ocurrido en 1975 en Sonora, donde campesinos perdieron la vida al tratar de invadir un predio de un terrateniente. En 2001 era jefe de los gendarmes que tomarían Ciudad Universitaria para romper la huelga estudiantil. También está marcado por los hechos ocurridos en San Salvador Atenco en 2006.

Figura además Alejandro Mondragón y Kalb, hombre cercano al presidente López Obrador. Médico cirujano de profesión, es también Contra-Almirante Naval y fue Comisionado Nacional de Seguridad Pública durante la administración de Enrique Peña Nieto.

Un cuarto candidato podría ser el propio Audomaro Martínez Zapata, General retirado y actualmente director General de Centro Nacional de Inteligencia, ex secretario de Seguridad Pública de Tabasco, entidad de la que es oriundo y donde tuvo acercamiento con el ahora presidente.

El mando ideal para la GN

De acuerdo con los manuales militares, existe una característica primordial para quien esté al frente de las tropas: El Don de Mando; atributos o cualidades personales de un comandante, actuando como valiosos auxiliares para ganar la confianza, respeto, obediencia voluntaria y la cooperación leal y desinteresada de sus subordinados.

Entre las características que debe ostentar el mando están la integridad, conocimiento, valor, autoridad decisiva, confiabilidad, iniciativa, tacto, justicia, entusiasmo, porte, resistencia, abnegación, lealtad y juicio.

Los soldados requieren -para el cabal cumplimiento de las órdenes- motivación, satisfacción, recompensas, inspiración y consideración. La omisión de estas necesidades puede comprometer la operatividad de la unidad.

El que una unidad tenga éxito o fracaso dependerá de cuatro características: la moral, la disciplina, el espíritu de cuerpo y la destreza. Si la Guardia Nacional debe contar con un mando civil, este podría recaer en un un general retirado, el cual contaría con el reconocimiento de las tropas, en comparación con un civil que, si bien podría tener conocimiento teórico, no tendría la experiencia operativa.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contenido protegido