Lun. Jul 4th, 2022

Durante cuatro días, el equipo de transición del presidente electo Andrés Manuel López Obrador consultará a la ciudadanía respecto a la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM); la alternativa: remodelar la Base Aérea Militar de Santa Lucía y ampliar el aeropuerto de Toluca.

Édgar Escamilla

Este jueves dará inicio a nivel nacional la consulta pública para decidir el futuro del NAIM que se construye en Texcoco, una obra enmarcada en una serie de irregularidades desde su planeación y ante la cual decenas de organismos no gubernamentales han expresado su preocupación por el impacto ecológico que tendrá en el valle, pero además los riesgos tecnológicos que conlleva al edificarse sobre terreno arcilloso.

Se ha puesto sobre la mesa de discusión el monto total de la obra, el cual se estima será de 285 mil millones de pesos, 60 por ciento más de lo presupuestado inicialmente. De la misma forma se ha expuesto que cancelarlo costaría 120 mil millones de pesos, la mitad por concepto de derogación de la concesión a Grupo Aeroportuario de México (GAEM) y la otra mitad sería destinada a los costos de la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA), recursos que tendrían que salir del Presupuesto de Egresos de la Federación; es decir, dinero de todos los mexicanos.

La consulta que se llevará a cabo a partir de hoy jueves 25 y hasta el lunes 28 de octubre a nivel nacional, tendrá un costo de 1.5 millones de pesos, según lo informado en conferencia de prensa por Jesús Ramírez, próximo encargado de la Comunicación Social del gobierno de López Obrador.

Para tal efecto se imprimirán más de millón de boletas, distribuidas en mil 73 mesas de votación en 538 municipios de las 32 entidades federativas, en los cuales se estima habita 82% de los ciudadanos. Para participar se requiere únicamente de la credencial de elector y mediante una aplicación se evitará que una persona pueda votar más de una vez.

Más información interesante sobre el aeropuerto

Posted by Andrés Manuel López Obrador on Monday, October 8, 2018

En la boleta aparecerán dos opciones, la primera es el reacondicionamiento del actual aeropuerto de la Ciudad de México y el de Toluca y construir dos pistas en la base aérea de Santa Lucía; la segunda tiene que ver con la continuación de la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco y dejar de usar el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

De aprobarse de la propuesta del presidente electo, la Base Aérea Militar número 1 de Santa Lucía, ubicada en el municipio de Tecámac, Estado de México, sería convertida en un aeropuerto civil, pero más allá de eso, afectaría el estilo de vida de más de 3000 familias que viven en las unidades habitacionales militares.

Fue inaugurada parcialmente el 24 de noviembre de 1952 por el ex presidente Miguel Alemán, en una superficie de 2 mil 328 hectáreas, en lo que era la Hacienda de Santa Lucía, que data de 1576, conocida durante La Colonia como Estancia de Santa Lucía, propiedad del Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo, la cual fue cedida por el gobierno del Estado de México a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en 1941.

Santa Lucía es sede también del Museo Militar de Aviación, establecido en el hangar del escuadrón aéreo 302, cumpliendo con los requisitos del Consejo Internacional de Museos desde 2011. Entre su acervo se encuentran materiales que dan muestra del inicio de la aviación militar en México y su participación en la Segunda Guerra Mundial.

Aquí se encuentra establecida también la Escuela Militar de Tropas Especialistas de la Fuerza Aérea y la Escuela Militar de Materiales de Guerra, inaugurada recientemente en febrero de 2018. Es también sede de la Región Aérea del Centro, que incluye los estados de Jalisco, Colima, Nayarit, Michoacán, Guerrero, Zacatecas, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Estado de México, Ciudad de México, Tlaxcala, Puebla y parte de Veracruz.

Cuenta además con las comandancias de las Alas de Combate y de Reconocimiento y Transportes, con nueve escuadrones de vuelo, integradas por más de 150 aeronaves, además del complejo logístico de la FAM y la Estación Meteorológica Militar número 1.

Para satisfacer sus necesidades de alimentación y salud cuenta con el apoyo de la 7/a Compañía de Intendencia, la cual tiene una capacidad para atender a 1,800 personas, además de la enfermería militar de segundo nivel de atención y hasta un cine.

Santa Lucía es considerada la BAM más importante para la Fuerza Aérea Mexicana; desde aquí se planean y dirigen distintas operaciones, incluidas las de apoyo y rescate a la población civil en caso de desastre.

El portal especializado en aeronáutica México Aeroespacial, señala que la BAM número 1 ha sido testigo de numerosos acontecimientos relebantes para la aviación mexicana, entre los que destacan: “en septiembre de 1960, el arribo de los primeros aviones a reacción de la FAM, los Vampiros FMk-3 de fabricación británica, en 1980 el inicio de las construcciones del Centro Internacional de Aviación Civil, inauguradas en noviembre de 1982 por el presidente de la República y en agosto de 1982, la llegada de los interceptores supersónicos F-5E/F.”

Se estima que transformar esta base en un aeropuerto civil tendría un costo de 66 mil 788 millones de pesos. El estudio encargado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador para dictaminar la viabilidad de su propuesta tuvo un costo de 159 mil dólares, más de 3 millones 111 mil pesos, y fue encomendado por asignación directa a la empresa NavBlue, según un artículo de la revista Forbes.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contenido protegido