Lun. Sep 26th, 2022

Hace 50 años, la humanidad consiguió un importante logro: que un hombre pisase la Luna por primera vez. Todo comenzó el 25 de Mayo de 1961, cuando el Presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy anunció su intención de poder enviar astronautas a la Luna antes de que finalizase la década. Esto sucedió tres semanas después de que el astronauta Alan Shepard se convirtiese en el primer americano en viajar al espacio. Ocho años de duro trabajo tendrían que pasar antes de que la NASA viese cumplido su gran proyecto de poner un hombre en la Luna con el vuelo del Apolo XI. Despegue del cohete Saturno V

El 16 de Julio de 1969 la nave, propulsada por un cohete Saturno V, despegaba desde el Complejo 39A del Centro Espacial Kennedy en Florida. Llevaba a bordo a los astronautas Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins. A las 9:32 de la mañana, hora local, el enorme cohete se elevaba sobre el cielo de Florida y 12 minutos después la tripulación entraba en órbita.

Después de cuatro días de viaje y tras abandonar la órbita terrestre y entrar en la lunar, Armstrong y Aldrin pasaron al módulo lunar, llamado Águila, mientras que Collins permanecía en el Módulo de mando Columbia. El Águila se separó del Módulo de mando y comenzó a descender para posarse en la superficie de la Luna, en una zona denominada Mar de la Tranquilidad. crew_apolo.jpg Tras unas horas destinadas a igualar la presión del módulo lunar con la de la Luna, ambos astronautas se dispusieron a poner pie en la superficie selenita. El primero en pisarla fue Neil Armstrong, el 20 de Julio a las 10:56 hora de Florida, ante la mirada de millones de personas alrededor de todo el mundo, que observaron este histórico acontecimiento a través de la televisión. Mientras descendía por la escalera del módulo, Armstrong proclamó la famosa frase: «Este es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad».

Posteriormente Aldrin (imagen izda.), se unió a él ofreciendo una simple pero poderosa descripción de la superficie lunar: «Magnífica desolación». Una vez que ambos astronautas ya se encontraban sobre suelo lunar, comenzaron a realizar las tareas que les habían sido asignadas. aldrin

Tomaron fotografías, manejaron una cámara de televisión (gracias a la cual los espectadores de todo el mundo pudimos asistir a sus hazañas), colocaron una bandera de los Estados Unidos y depositaron una placa metálica con la siguiente inscripción: «Aquí los hombres del planeta Tierra han puesto el pie sobre la Luna por primera vez. Julio de 1969 D.C. Hemos venido en paz en nombre de toda la humanidad».

Después realizaron actividades científicas: instalaron un reflector de rayos láser destinado a medir con exactitud la distancia entre la Tierra y la Luna, un sismógrafo para registrar terremotos lunares y una pantalla para medir la intensidad del viento solar.

Por otra parte, mediante picos y palas los astronautas recogieron arena y fragmentos de rocas lunares para traerlas a la Tierra. Tras descansar en el Águila, Armstrong y Aldrin realizaron otra salida lunar, en esta ocasión para recorrer y explorar parte de la zona en la que habían alunizado. Transcurrida esta misión, volvieron al módulo lunar que reemprendió el viaje para unirse con el módulo de mando donde les esperaba Collins. armstrong

Quedaba en la superficie lunar la plataforma de frenado del Águila, nave que fue abandonada una vez que los astronautas hubieron pasado al Columbia, con el cual iniciaron el viaje de regreso a la Tierra. La hazaña espacial finalizó cuando el módulo de mando cayó en aguas del Océano Pacífico, no lejos de Hawai el 24 de Julio.

Los astronautas tuvieron que someterse a una cuarentena, ya que podía darse la posibilidad, en realidad remota, de que hubieran traído algún germen desconocido de la Luna. Mientras tanto, las muestras de rocas lunares eran estudiadas por los científicos. amerizaje ApoloXI

Los análisis quimicofísicos y cristalográficos revelaron que se trataba de materiales idénticos a los que se encuentran en la Tierra en rocas ígneas (resultantes de fusiones) y en los meteoros. No se encontró ningún elemento biológico, lo cual confirmaba la inexistencia de cualquier forma de vida pasada o presente en la Luna. La elaboración de los datos de distintos análisis muestra que la Luna, al igual que la Tierra, tiene una constitución en estratos, y que en un tiempo estuvo en estado fluido, al igual que se encontraba nuestro planeta hace 4500 millones de años.

Con la Misión del Apolo XI el desafío del Presidente Kennedy se había conseguido. Los hombres de la Tierra habían caminado sobre la superficie de la Luna y habían regresado sanos y salvos a casa.

Lanzamiento de la Misión Apolo 10

Como dijo el Comandante Thomas P. Stafford durante una rueda de prensa previa al vuelo, el Apolo 10 fue planeado para «resolver todas las incógnitas» para hacer posible el aterrizaje en la Luna. Stafford, el piloto del módulo de comando (CMP), John W. Young, y el piloto del módulo lunar (LMP), Eugene A. Cernan, fueron atados a su módulo de comando (CM) colocado sobre un cohete Saturno V y despegaron según lo previsto, a las 12:49 EDT el 18 de Mayo de 1969.

Su lanzamiento fue el primero desde la Plataforma B en el Complejo de Lanzamiento 39 del Centro Espacial Kennedy (KSC). Su misión fue un ensayo general para la misión de aterrizaje lunar, un objetivo que el presidente John F. Kennedy estableció para la nación ocho años antes.

Entre los espectadores presentes para observar el histórico lanzamiento se encontraban el vicepresidente Spiro T. Agnew, el ex vicepresidente Hubert H. Humphrey y el rey Baudouin y la reina Fabiola de Bélgica.

Izquierda: la tripulación del Apolo 10 (de izquierda a derecha) Cernan, Young y Stafford posan frente a su cohete Saturno V en la plataforma de lanzamiento 39B. Medio: parche de la tripulación de Apolo 10. Derecha: Lanzamiento de Apolo 10. Images Credit: NASA

A tres millas y media de distancia, en la Sala 3 del Centro de Control de Lanzamiento, los controladores habían estado siguiendo la cuenta atrás y los primeros segundos del despegue. Cuando el cohete despejó la torre de lanzamiento, el Control de la Misión en el Centro de Naves Espaciales Tripuladas (MSC), ahora el Centro Espacial Johnson en Houston, se hizo cargo de la supervisión del vuelo.

Allí, tres equipos de controladores que trabajaban en turnos de ocho horas vigilaban todos los aspectos de la misión hasta que se produjo el amerizaje. Los directores de vuelo Glynn S. Lunney y Gerald D. Griffin lideraron el primer turno, Milton L. Windler el segundo y M.P. «Pete» Frank el tercero. El comunicador con la cápsula, o Capcom, el astronauta en el Control de la Misión que habló directamente con la tripulación, durante el lanzamiento fue Charles M. Duke.

Los otros Capcom durante la misión fueron Joe H. Engle, Jack R. Lousma y Bruce McCandless. El Capcom de reserva del Apollo 10 del CMP fue Donn F. Eisele y del LMP Edgar D. Mitchell quienes también asumieron brevemente los deberes de Capcom durante la misión.

A la izquierda: los astronautas del Apolo 10 (de adelante hacia atrás) Stafford, Young y Cernan se preparan para dejar el Edificio de Operaciones y dirigiese a la plataforma de lanzamiento. Derecha: Control de la Misión en Houston durante el primer día de la misión Apolo 10: sentados en primer plano, de izquierda a derecha, están los directores de vuelo Lunney y Griffin. Images Credit: NASA

Las tres etapas del Saturno V colocaron a la nave espacial Apolo 10 en una órbita de estacionamiento temporal alrededor de la Tierra, todavía unida a su tercera etapa S-IVB. Dos horas y media más tarde, después de que la tierra y la tripulación verificaron que todos los sistemas a bordo de la nave estaban funcionando normalmente, el S-IVB se enciendió durante 5 minutos y 43 segundos, agregando más de 7.000 millas por hora a la velocidad de la nave, lo suficiente para enviar al Apolo 10 hacia la Luna. ¡El encendido del motor fue tan preciso que excedió el aumento de velocidad esperado en solo 0.4 millas por hora! Con una trayectoria de vuelo tan precisa, solo una de las cuatro correcciones planeadas a mitad del viaje fueron necesarias.

Izquierda: El equipo transmitió imágenes de televisión en color en directo de Snoopy durante la maniobra de transposición y acoplamiento.
Derecha: Vista de la Tierra durante una transmisión de TV en color en directo. Images Credit: NASA

Para facilitar las comunicaciones cuando las dos naves espaciales volaban de forma independiente, la tripulación designó a su CM Charlie Brown y al Módulo Lunar (LM) Snoopy. Treinta minutos después del encendido del TLI, el equipo separó a Charlie Brown de la S-IVB, con Snoopy todavía acurrucado en la tercera etapa.

Young guió a Charlie Brown a unos 150 pies de distancia, dio la vuelta a la nave y luego voló para atracar con Snoopy, completando la maniobra de transposición y acoplamiento. Los espectadores recibieron las primeras imágenes de televisión en color del espacio, de la S-IVB y Snoopy cuando Young trajo a Charlie Brown para el acoplamiento. Duke exclamó: «¡Se ve genial! ¡La resolución es fantástica!»

Esta primera transmisión de televisión en color duró 22 minutos, y se reanudó aproximadamente 30 minutos más tarde cuando los resortes expulsaron a Snoopy, firmemente acoplado con Charlie Brown, de la S-IVB, con Stafford exclamando:» Snoopy está saliendo de la caseta del perro“.

Para entonces, el Apolo 10 estaba a más de 13.000 millas de distancia de la Tierra, pero su velocidad estaba disminuyendo a medida que la gravedad del planeta de origen tiraba inexorablemente de la nave espacial.

Reproducciones televisivas en color de (de izquierda a derecha) Stafford, Cernan y Young durante una de las transmisiones del primer día de la misión. Images Credit: NASA

Menos de una hora después de separarse del S-IVB, el Apolo 10 encendió su motor del Sistema de Propulsión de Servicio (SPS) durante unos tres segundos para separarse de la etapa de cohete gastada. El S-IVB encendió su combustible restante para enviarlo más allá de la Luna tres días después y entrar en órbita solar.

Luego, la tripulación llevó a los televidentes a otra emisión en color mostrándoles el planeta de origen a unas 25.000 millas de distancia. La transmisión terminó después de unos 13 minutos, cuando la tripulación se acomodó para realizar algunas tareas de limpieza. Y antes de su primer período de sueño en el espacio, la tripulación envió a los espectadores en tierra otra transmisión de TV de 24 minutos, primero del planeta de origen y luego algunas vistas de sí mismos en la cabina. Capcom McCandless comentó: «Es realmente genial. Los colores son fantásticos ”.

Después de la transmisión, finalmente se quitaron los trajes espaciales que habían estado usando desde varias horas antes del lanzamiento. Después de cenar, la siguiente tarea para ellos fue colocar su nave espacial para la maniobra de Control Térmico Pasivo (PTC), durante la cual giró lentamente sobre su eje longitudinal para nivelar las temperaturas extremas en el espacio, haciendo tres rotaciones cada hora. Por esta razón, la maniobra a menudo se conoce como “modo barbacoa“.

Izquierda: Vista del Control de la Misión durante una de las transmisiones de TV desde Apolo 10. Medio: Capcoms (de izquierda a derecha) Duke, McCandless y Engle durante la misión. Derecha: Barbara Cernan (derecha) en la sala de observación del Control de la Misión, acompañada por el Director de vuelo Lunney. Images Credit: NASA

Durante los siguientes dos días, la misión continuó relativamente libre de eventos. El equipo llevó a cabo seis transmisiones de TV más que mostraban las vistas de la Tierra cada vez más reducida y más tomas interiores del equipo. Según algunas estimaciones, más de mil millones de personas vieron al menos algunas de las transmisiones del Apolo 10.

La tripulación completó la única corrección de mitad de rumbo necesaria, un encendido de siete segundos del motor SPS que ajustó la trayectoria para la altitud adecuada por encima de la Luna para la maniobra de Inserción en la Órbita Lunar (LOI). En el camino, los astronautas pudieron ver la etapa S-IVB descartada, a unas 4.000 millas de distancia, viajando en un camino más o menos paralelo que lo llevó más allá de la Luna hasta la órbita solar.

Aproximadamente 62 horas después del lanzamiento, cruzaron la esfera de influencia gravitatoria de la Luna y su velocidad comenzó a aumentar. A las 72 horas y 55 minutos y aún a unas 9.000 millas de la Luna, el Apolo 10 pasó a la oscuridad de la sombra lunar. La única luz externa provenía del brillo de la Tierra, la luz del sol reflejada en la Tierra y lo suficientemente brillante como para iluminar su LM Snoopy.

Menos de tres horas después, el Apolo 10 pasó detrás de la Luna y se cortaron las comunicaciones con la Tierra. La quema de LOI, el encendido del motor SPS para poner al Apolo 10 en la órbita lunar, tendría lugar siete minutos después, pero detrás de la Luna, y solo los tres astronautas sabrían si el encendido fue exitoso hasta que la nave espacial reapareciera y las comunicaciones con la Tierra fueran restablecidas.

Fuente: NASA

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contenido protegido